EL REFLEXODRENAJE PODAL

Nace un nuevo masaje
El desarrollo de este sistema nació de la necesidad de practicar a algunos de nuestros clientes un Drenaje Linfático cuando las zonas a drenar no pueden manipularse directamente por causa de quemaduras, heridas recientes, inflamación de los tejidos, presencia de vendajes, eccemas y en general en los diferentes problemas de piel que la volvían demasiado sensible para practicar el masaje directamente sobre ella.
Decidimos intentar el trabajo de forma refleja, tal como se hace en Reflexologia Podal, donde podemos tratar cualquier desequilibrio de forma refleja mediante el masaje en determinados puntos de los pies, donde está reflejado todo el organismo y sus diferentes sistemas, órganos, articulaciones, sentidos, etc.
Como en los pies también está reflejado el sistema linfático, se practicó un masaje en los puntos correspondientes aplicando la técnica manual para el Drenaje linfático.
Dado que los resultados fueron en todo momento satisfactorios, se procedió a un estudio y desarrollo completo de esta técnica a la que se denominó Reflexodrenaje Podal.

Los Resultados
Desde 1995 venimos tratando con ella nuestros clientes, pudiendo aplicarse combinada con otros tratamientos para reforzar sus efectos y conseguir los mejores resultados en el menor tiempo posible.
Hemos tratado casos de: erupciones cutáneas, quemaduras, postoperatorios (liposucción, abdominoplastias, rinoplastias, etc.), cirugía facial, problemas de retención de líquidos, obesidad y bursitis entre otros, obteniendo siempre resultados positivos.
En 1998 fue presentada públicamente mediante un taller realizado en el SITEM, y desde entonces lo hemos mostrado en diversos congresos y simposios.

Algunos casos
Antonia M., mujer de 41 años fue nuestro primer caso y que provocó el desarrollo de esta técnica. Se trataba de un postoperatorio de blefaroplastia (reconstrucción quirúrgica de los párpados). Según su cirujano se requería Drenaje linfático pero no se podía tocar la zona operada durante tres semanas para no afectar el proceso de cicatrización. Se procedió a drenar de forma refleja a partir de los cinco días de la intervención y se observaron resultados parecidos a los que hubiera producido un Drenaje normal. Se realizaron sesiones de una hora y quince minutos tres días por semana durante tres semanas. Las dos semanas siguientes se redujo el tratamiento a dos sesiones combinada con drenaje linfático facial y se dio por finalizado el tratamiento.

Otro de nuestros pacientes fue nuestra colaboradora, la Dra. Helena Caticha a quién le apareció un eccema en el rostro que no pudo ser correctamente diagnosticado por los especialistas, desconociéndose tanto su origen como sus propiedades. Presentaba un cuadro de irritación, prurito y congestión, que impedía tocar de ningún modo la zona afectada. Después de la segunda sesión disminuyeron los picores y el malestar de una forma notoria. Se aplicó una sesión diaria durante cinco días y posteriormente su fueron espaciando las sesiones. El caso se resolvió completamente al cabo de 16 sesiones.

Algunos de nuestros clientes se prestaron amablemente a que ensayáramos con ellos para sistematizar el tratamiento. Uno de estos casos, Cristina S. De 51 años, presentaba una gran hinchazón crónica en las piernas (elefantiasis) desde hacía cinco años que le dificultaba llevar una vida normal, en Koré la tratábamos tres días semanales con Drenaje Linfático Manual, desde hacía dos años, con buenos resultados.
Cuando se le aplicó Reflexodrenaje se observó la misma eficacia con respecto al Drenaje linfático pero la respuesta fue mucho mejor por la espectacular pérdida de volumen que se observó a nivel de pies y tobillos. por lo que se reveló como una combinación perfecta. Actualmente se le sigue practicando una combinación de las dos técnicas y se ha podido reducir el tiempo de tres a dos sesiones semanales y puede permitirse descansar del tratamiento dos meses al año.

Todos conocemos a la maquilladora Ángela Barrachina, la cual se sometió a una sesión de nuestra técnica porque desde hacía unos meses tenía los pies muy hinchados lo que provocaba que el calzado se los comprimiese. Después de una sola sesión los zapatos no ajustaban ya a sus pies como si fuesen de una talla más grande. Desde entonces viene haciéndose un sesión por semana de 45 minutos y no ha vuelto a presentar molestias en los pies.

Su aplicación
Mediante los tratamientos efectuados a nuestros clientes y el estudio de los resultados obtenidos, hemos desarrollado completamente el método de aplicación de esta nueva técnica de masaje.
En primer lugar se efectúa una Reflexología Podal normal.
Se comienza el Reflexodrenaje abriendo los canales linfáticos, aplicando para ello manipulaciones de Drenaje sobre los puntos reflejos correspondientes
Se van alternando los movimientos de Drenaje con los de Reflexología hasta completar todo el tratamiento.
Se comprende por tanto, que esta técnica debe practicarla siempre un reflexólogo, pudiendo considerarse como una especialización de la Reflexología Podal.

Un ejemplo paso a paso: Tratamiento facial
1) Se practica una Reflexología Podal completa.
2) Se insiste en las zonas de: riñones uréteres, vejiga urinaria, intestinos, zona genital, hígado, vesícula biliar, corazón y bazo.
3) Se aplican movimientos circulares de Drenaje linfático en la zona dorsal entre el primer y segundo dedo para abrir Términus (zona subclavia-yugular)
4) Realizamos movimiento de arrastre en la zona refleja de los canales laterales del cuello. Yendo desde la parte externa del primer dedo hacia la parte interna del mismo.
5) Se recoge la linfa llevándola por el lateral interno del primer dedo hasta Términus.
6) Comenzando entre el segundo y tercer dedo, se realizan movimientos circulares para abrir canales linfáticos y posteriormente arrastrar la linfa a Términus. Este movimiento se repite entre los dedos tercero y cuarto y entre cuarto y quinto.
7) Nuevo movimiento de bombeo y arrastre desde la zona entre el cuarto y quinto dedo hasta Términus.
8) Una vez terminado volvemos a trabajar con Reflexología Podal: zona renal, uréteres, vejiga urinaria, uretra, intestinos, zona genital, corazón, bazo, hígado y vesícula biliar
Cada uno de los movimientos de Reflexodrenaje se repite cinco veces.
En todo momento se trabajan ambos pies al mismo tiempo.
Desde el año 1998 venimos impartiendo la enseñanza de esta especialidad entre nuestros alumnos y también a otros reflexólogos interesados en actualizar sus conocimientos.

Isabel Mulero. Directora de Koré

Publicado en la Revista Nueva Estética